Los Partidos nos parten; editorial grupo REFORMA

FRICASÉ -GRUPO REFORMA

Grandes y pequeños

El Abogado del Pueblo

30 Ene. 12

Mucho admiramos a Carlos Fuentes, autor de “La Región Más Transparente” y de “Aura”, entre otros, hijo de diplomático, trotamundos, hombre culto y sabio. Si el gran Alfonso Reyes es “El regiomontano universal”, Fuentes sin duda es “El mexicano global”, aunque a veces pensamos que se le reconoce y aprecia más fuera de México que aquí.

Mas sin duda eso dirán algunos peruanos, por ejemplo, de Mario Vargas Llosa: mas no los colombianos, y menos los aracatenses, de Gabriel García Márquez. Hacemos este preámbulo sólo para enmarcar nuestro comentario de hoy: humildemente disentimos del afamado escritor, Fuentes, quien recientemente dijo -precisamente en Colombia- que en México “los problemas son muy grandes y los candidatos (a la Presidencia) muy pequeños”.

No que no tenga razón el diplomático y autor, sino que sentimos que aunque literalmente muy tersa, en el fondo resultó imprecisa su observación.

Nosotros iríamos más allá de donde llegó Fuentes con su afirmación: México -decimos nosotros- es un País muy grande y su clase política muy pequeña.

No son sólo los candidatos a la Presidencia los que se quedan cortos ante las dimensiones de las plagas casi bíblicas que afligen a nuestro País, sino que, en general, resulta inadecuada toda nuestra clase política y junto con ellos las ORGANIZACIONES políticas que éstos integran.

Ningún partido, y casi ningún miembro de éstos, puede decirse que esté a la altura de los retos que enfrenta hoy nuestro México mágico.

Son pequeños todos, y muy específicamente las agrupaciones políticas que los concentran, llamados “partidos”, hoy anquilosados, viciados, rígidos e incapaces de presentar una oferta política rica en estadismo y genuina vocación cívica.

Lejos de ser éstos la solución a los vicios que aquejan a México se han convertido en parte del problema: consumen recursos públicos en cantidades insultantes, monopolizan el acceso a los puestos públicos, frenan el progreso, fomentan la impunidad y la corrupción, de paso empobreciendo al País, ya que no sólo no contribuyen a solucionar los problemas, sino que generan más, debido a que una parte importante de su accionar se enfoca en la simulación.

En consecuencia, gastamos en aparentar más tiempo y esfuerzo que el que se requiere para atacar de a deveras las aflicciones que nos aquejan como sociedad. Al hacer como que hacen -sin lograr maldita la cosa- los partidos políticos acaparan los recursos y la atención de gran parte del sector público, y al hacerlo marginan a todos aquellos ciudadanos que pueden aportar o enriquecer la vida comunitaria, ya que la faramalla consume no sólo tiempo y recursos públicos, sino los espacios cívicos también.

Los ciudadanos, supuesto origen y destino del poder público orientado hacia el bien público -acorde a los cánones democráticos- están completamente marginados de todas estas maquinaciones. Se habla y disimula a su nombre y en su nombre, mas en los hechos no son tomados en cuenta ni escuchados, y menos atendidos: sólo DESPLAZADOS de los procesos que conducen a la toma de decisiones que inciden en el rumbo del País.

El pueblo de México es grande, nuestro País es enorme, sus problemas lo son también, y nos encontramos postrados porque conducen nuestros destinos veritables enanos de la política, hombres incultos, ignorantes, incapaces, embusteros, inexpertos, inmorales y cínicos a más no poder. Discrepamos del maestro Fuentes, pues, ¡pero porque se quedó corto!

Anuncios

2 pensamientos en “Los Partidos nos parten; editorial grupo REFORMA

  1. Estimado Gilberto, dices “CASI” ningún miembro de estos (partidos) puede decirse que este a la altura….etc.
    Verdaderamente creo que el casi va mas allá de la realidad.
    NINGÚN miembro está a la altura. Pero esto no es por las capacidades individuales, sino por el compromiso que atraen con sus partidos y con sus organizaciones de apoyo para llegar a la presidencia. Esto será lo que los maniate y lo que acaba con sus capacidades reales.
    Hace algunos años, durante mis estudios en el Japón, un empleado de la empresa en que hacía mis prácticas me decía que en México no había democracia (1978 ), y yo le repliqué diciendo que ni en Japón ni en los E.U. la hay tampoco, ya que en estos países votas por uno u otro partido, pero no decides realmente como ciudadano quién te va a gobernar, eso lo deciden los partidos.
    La diferencia entre estos países y México, es que en ellos sea quién sea el Presidente, va aser un buen gobernante, solo con una diferencia en su forma, ya sea conservadora o vanguardista. Tristemente en México, sea quien sea va a ser un mal gobernante, Ratero, Tramposo, Mentiroso, etc., etc. y con esto todo lo que tu comentas en tu nota. ¡¡¡ Que pena me da nuestro México !!! ya es hora que esta grandeza de país despierte y convierta en realidad el sueño de nuestro verdaderos caudillos que con amor a su patria, la liberaron de la esclavitud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s