¿Por qué vamos por las Candidaturas Independientes?

Hilda Gómez

Milenio

2011-01-30•Política

Se dice que actualmente en México existe una Partidocracia, que es un nuevo término para definir a la burocracia de los partidos políticos que ejercen el poder como una deformación de la democracia, con imposiciones, decisiones pragmáticas alejadas de sus principios, sospechas de corrupción, abusos y especialmente ante la falta de atención a temas que demandan urgente solución, lo que genera frustración de la sociedad y su alejamiento de la política formal.

Ese alejamiento se mostró en la encuesta que en febrero de 2010, Consulta Mitofsky dio a conocer sobre la confianza de las instituciones, en la que los partidos políticos ocuparon la última posición con solamente un 5.6% de confianza, por debajo de los diputados, la policía y los sindicatos, en orden ascendente.

Estas son malas noticias y por demás preocupantes si consideramos que nuestro sistema político, que es democrático y representativo, está sustentado de manera fundamental en los partidos políticos, que por ser entidades de interés público, reciben anualmente cerca de 3,200 millones de pesos, tan sólo como financiamiento federal al que debemos sumar los financiamientos estatales.

El artículo 41, fracción I, de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos establece que son fines de los partidos políticos promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de la representación nacional y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio.

Es evidente que, tales fines no se están cumpliendo en buena medida, ya que pese al trabajo partidista, a pesar de su elevado costo y no obstante a su acceso gratuito en espacios en los medios de comunicación, ha disminuido el interés ciudadano por participar activamente en los procesos electorales, hay un reclamo de falta de representación, y, se considera que los partidos políticos no permiten de manera asertiva, el acceso de los ciudadanos al poder público con base en sus programas y principios.

La insatisfacción de los ciudadanos expresada en el abstencionismo, voto blanco, voto nulo o en las encuestas, proviene en gran parte de la mala selección o imposición de candidatos, que es posible gracias al monopolio que ejercen los partidos políticos, a su falta de democracia interna y que ha permitido que en alguna elección sólo pueda votarse entre candidatos que no ofrecen plataformas claras y viables, que no son “bien vistos” en sus comunidades o sin trayectoria que los respalde.

Actualmente un liderazgo que cuente con el apoyo de parte del electorado, con oferta de gobierno real, pero que no tenga el respaldo de un partido político, no puede postularse en forma independiente, como sí lo permiten más de 80 países, como son Estados Unidos, Francia, Chile, Colombia y Hong Kong. Ese derecho a ser votado, que se reconoció en la promulgación de nuestra Constitución en 1917 y que existió de manera amplia hasta 1946, como la posibilidad de que un ciudadano contienda en la elección para un cargo de elección popular sin que la postulación provenga de un partido político, se canceló totalmente en las recientes reformas electorales del año 2007.

Es por ello, que organizaciones ciudadanas de todo el país y distintas fuerzas políticas, estamos impulsando una reforma de nuestra Constitución que permita las candidaturas independientes, como una reivindicación de un derecho fundamental y sin pretender debilitar a los partidos, ni mucho menos que desaparezcan, por el contrario, buscando el equilibrio a las distorsiones de nuestro sistema político y que permita con ello, su fortalecimiento democrático.

El Presidente Felipe Calderón presentó dentro de su iniciativa de Reforma Política, la figura de las candidaturas independientes, como también lo han hecho algunos otros grupos parlamentarios.

Nuestra democracia mexicana requiere de partidos fuertes, con democracia interna, que permitan corrientes críticas al interior, con planteamientos claros en sus programas políticos, que representen y recojan demandas ciudadanas para convertirlas en propuestas, pero también, de mayor competencia. ¿No lo creen?

gomezgo@hotmail.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s